Delante, detrás, en el medio o a un lado

Formación de batalla

Formación de batalla ante un proyecto

Cuando era mucho más joven me encantaban los juegos de estrategia militar, conocidos como “Wargames. Recuerdo horas y horas de partidas con amigos, que me daban tremendas palizas en el campo de batalla de cartón. A pesar de perder casi siempre, y de demostrar una visión estratégica y táctica lamentable, me fascinaban los tableros con casillas hexagonales y los cientos de fichas de cartón que representaban a los ejércitos, y disfrutaba de aquellas partidas interminables de dados y reglas complejísimas. La afición a la Historia y a los libros de este género nació a la vez que esas cientos de partidas perdidas.

Esos juegos enseñaban planificación, estrategia, paciencia y organización, y a mi me faltaban muchas de esas cualidades. Sin embargo me enseñaron cosas que pueden aplicarse a la organización y gestión de clientes, proveedores y socios, y sobre todo a la combinación de diferentes actores, piezas y elementos en el campo de batalla de un proyecto.

Si además hablamos de nuevos modelos de relaciones y de construir proyectos con diferentes hiperespecialistas coordinados para ofrecer la mejor solución a una necesidad o a un cliente, la cosa puede complicarse tanto como cuando Napoleón trató de dirigir a una Grande Armée formada por franceses, belgas, polacos, italianos, alemanes, austriacos y suizos. Un ejército cualificado, especializado y poderoso, que impuso un nuevo modelo de guerra. Pero formado también por nacionalidades, culturas y caracteres diferentes. ¡Pobre Napoleón!: no me extraña que tuviese problemas de estómago y de otras cosas :)

El corso se enfrentó a grandes batallas, y nosotros estamos sólo en pequeñas escaramuzas,  pero construir proyectos con diferentes socios especializados y coordinados, con roles más flexibles que los de clientes y proveedores, incrementa la complejidad. Más allá de estrategias más complicadas, lo más decisivo en estos nuevos modelos de trabajo creo que está en la ubicación a adoptar en el campo de batalla, y en sus implicaciones cuando se consiguen victorias o cuando llueven los posibles proyectiles. Es sencillo, sólo puedes estar delante, detrás, en el medio o a un lado. Cada ubicación tiene sus ventajas y sus inconvenientes, sus recompensas en el éxito y sus heridas en las derrotas:

  • Delante:
    Gestionando el proyecto como el responsable, dando la cara frente al cliente, y haciéndose cargo del trabajo del resto de participantes. Quien está delante puede gestionar los presupuestos, las negociaciones y tiene la capacidad de tomar las principales decisiones. En el éxito es el principal beneficiado: puede presentar el proyecto entre sus referencias, el resto de socios le valorarán como un buen gestor y el cliente confiará en él en el futuro. En los problemas o en el fracaso es el que más sufre: recibe las demandas y presiones principales del cliente, tiene que asumir los problemas y fallos de los socios y corre con gran parte de los riesgos financieros.
  • Detrás:
    Como un proveedor o como un socio secundario, respondiendo ante un socio principal y llevando a cabo sólo una tarea o conjunto de tareas específicas del proyecto. Tiene menos capacidad de decisión y menos capacidad de influir en los términos económicos. En el éxito no disfruta de todos los beneficios posteriores como quién está delante. Sin embargo en los problemas está más cubierto, con menor responsabilidad, con mayores opciones de hacerlo mal y no verse afectado, y con las cuestiones económicas más a salvo.
  • En el medio:
    En algunos proyectos puede ejercerse el rol de socio colaborador al mismo nivel que los demás, o como máximo con el papel de “primus inter pares. En esta posición a veces se está delante y a veces se está detrás, dependiendo de la fase del proyecto. Las posibilidades de triunfar o de recibir las posibles balas es variable y los proyectos pueden derivar en una batalla caótica. Pero esas batallas existen y a veces hay que participar en ellas.

  • A un lado:
    ¿Es posible jugar un rol diferente? Creo que si: un rol basado en no estar en la batalla directamente, si no en el “engrasado” de las piezas y en una función al servicio de los que participan en la batalla. El reconocimiento es mínimo: pocos se acordará de ti cuando vuelvan los ejércitos vencedores, pero podrás participar en muchas guerras de forma indirecta y con pocos riesgos de caer en el campo de batalla. Es un trabajo un poco oscuro, pero puede ser inteligente.

Diferentes ubicaciones y, como en las batallas, diferentes niveles de valentía y de riesgo, y diferentes probabilidades de ser un heroe o de recibir los posibles disparos. Lo divertido,  dejando de lado las metáforas militares que seguro que son un poco exageradas, está en poder jugar diferentes papeles y estar en distintas posiciones según las circunstancias. ¿Donde te gusta más participar a tí?

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>