El fenómeno de los electrones libres

Electrones libres

¿Electrones expulsados o inquietos?

Ciertamente no son los mejores momentos para hablar de reacciones nucleares, protones, neutrones y electrones. Estamos viviendo estos días como las fuerzas de la Naturaleza siguen estando fuera del control de la tecnología, y como unas reacciones que pueden dar energía a un país entero pueden convertirse en fuerzas fuera de nuestro control. Aún en el caso de que la situación pueda controlarse, estamos viviendo algo que hará plantearse muchas cosas a los paises y a los gobiernos. Probablemente nada será igual para la energía nuclear tras este desastre.

Desde hace años me interesa muchísimo la Ciencia y especialmente la física y la materia, a pesar de cuanto odiaba esas asignaturas en los tiempos de estudiante. Salvando totalmente las distancias con la situación que estamos viviendo, y en sentido metafórico, hace tiempo que pienso en el concepto de “electrones libres” cuando veo la evolución económica, profesional y laboral en el sector de las tecnologías de la información.

Algo ha pasado hace un par de años. Antes los electrones (profesionales) giraban tranquilamente, sin salirse de sus órbitas, alrededor de los núcleos (las empresas). Las cosas eran más o menos estables y todo estaba bien establecido: los protones (directivos) y los neutrones (clientes) en el centro, y los profesionales girando alrededor, perfectamente atados por las fuerzas de atracción (seguridad, salarios fijos, planes de carrera, bonus,…).

Pero algo ha pasado hace un par de años. Algo ha golpeado, con gran fuerza, a los átomos empresariales. No estoy seguro de que sea la crisis solamente. Creo que hay algo más profundo, no se si un cambio mental. El impacto de ese “algo” está creando,  y los veo por todos lados, muchos electrones libres. En algunos casos se han visto expulsados de sus órbitas por un impacto inesperado y están poniéndose en marcha para buscar otros núcleos, o para unirse a otros electrones y crear corrientes de energía nuevas. Pero lo más llamativo es que, en muchos casos, son los propios electrones los que están saliendo de sus órbitas, aún en una situación económica difícil, y los que están atreviéndose a organizarse y trabajar de otra forma.

Los electrones son las partes móviles de los átomos, los elementos más dinámicos. Son pequeños y ligeros, peros sin ellos los núcleos se vuelven inestables y se rompen. Las cosas tienen que recolocarse y estabilizarse. Mientras tanto hay núcleos muertos de miedo, mirando resultados, hojas de cálculo y gráficos, y electrones, con un portatil y un móvil, que empiezan a perder ese miedo. Quizás los nuevos átomos que se formen sean completamente diferentes. Yo creo que sería una pena que no fuese así.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

6 comentarios »

 
  • jj dice:

    Cuando yo era un pequeño estudiante… (Al menos, oficialmente, claro)

    Un día nuestra profesora de ciencias, preguntó a la clase: ¿No os parece increíble, que con un simple teléfono móvil, se pueda hablar en directo, con cualquier otra persona del mundo? Todo a través del aire.

    Dijo que no lo entendía…

    Me pareció muy injusto, que siendo profesora de ciencias, no lo entendiera, así que yo se lo expliqué. Ese día me dí cuenta, que sabía enseñar cosas, pero sólo a los maestros, ya que por desgracia, el resto de la clase, no entendió nada.

    La electrónica es otra de mis pasiones, junto con la informática.

    ¿Es casualidad?

    En serio, parece que haces los posts adrede, para llamar la atención de los más frikys… 😀

  • Marco Vila dice:

    Muy bueno Rubén. En mi opinión, los electrones se enfrentan a 2 problemas acuciantes:

    – el miedo. No hace falta mayor explicación.
    – su misión. ¿Puede haber átomos sin núcleo? ¿O deberíamos irnos hacia un modelo de núcleos ligeros? Es decir, como seguramente no pueda haber átomos sin núcleo (porque ya no serían átomos y por tanto no habría materia), quizás deberíamos esforzarnos en avanzar hacia un modelo de núcleos ligeros. Núcleos como el del hidrógeno y familia. Con un protón, o un protón y un neutrón, etc… Siempre núcleos ligeros con la capacidad de atracción justa para que muchos de estos átomos pequeños colaboren entre sí (e incluso los electrones puedan cambiar de átomo sin inconvenientes). Fijaos qué gran combustible es el hidrógeno, y qué gran elemento el agua con su sencillez (H2O).

    Creo que esto tú lo tienes bastante claro Rubén, ¿por qué si no Audentis “Network”?

    Enhorabuena, de parte de un electrón que aún lucha contra el miedo (como muchos otros).

  • Isra dice:

    My bueno. Creo que algo de lo que dices me resulta familiar. Esperemos que esos nuevos átomos sean estables.

  • Contigo dice:

    Muy buena metáfora…pero ¿cual es la base de ser electrón?, ¿ser electrón, o llegar a convertirse en núcleo?.

    😉

  • uve comunicación dice:

    Me parece muy oportuno el símil, será que se está desarrollando una revolución innovadora de los radicales libres 😉 un abrazo

  • JRodriguez dice:

    Perfecta la metáfora, encaja como un guante con tu enfoque y con el momento 😉

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>