El Coyote persevera

El Coyote

Un tipo listo

Últimamente se habla mucho de la bondad del error y del cambio entre proyectos empresariales, de cómo un “emprendedor” tiene que fracasar muchas veces y volver a intentarlo. Bien, de acuerdo, es un mensaje romántico y que tiene un toque anglosajón muy atractivo.

Sin embargo creo que algunas veces ese mensaje puede utilizarse para justificar la dispersión, uno de los mayores enemigos de los profesionales independientes o de los empresarios. Algunas veces se encuentran personas que son capaces de “emprender en serie”, montando un nuevo proyecto cada mes, y en ocasiones en campos diferentes o con objetivos dispares.  No se cómo se puede hacer eso cuando es tan dificil poner en marcha un sólo proyecto, aún para el autoempleo. De verdad que es muy, muy dificil, al menos para mi. Conozco a pocos empresarios de éxito que hayan iniciado más de dos o tres proyectos empresariales reales en toda su vida.

Tras hablar de Bob Esponja hace unos meses, me viene a la mente para esta situación otro personaje de dibujos animados: El Coyote, y por supuesto su inseparable pareja El Correcaminos. Buscando un poco he descubierto que los primeros dibujos comenzaron nada menos que en 1949.

¡60 años! El tio lleva 60 años con un mismo proyecto, con las misma idea, con el mismo objetivo, trabajando con los mismos proveedores (ACME), y curiosamente cayéndole a la gente mejor que el veloz Correcaminos, que a casi todo el mundo le parece un poco listillo y antipático.

En 60 años no ha montado 60 proyectos. Sólo uno. No ha cogido atajos. Es paciente. Se lo curra. No abandona. Lo fácil es pensar en él como un idiota o un fracasado, pero quizás sea el más inteligente al saber que el día que coja al Correcaminos tendrá que cerrar la empresa. Me gustaría saber cuánto dinero ha generado para su negocio y para sus clientes en 60 años de perseverancia.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

8 comentarios »

 
  • Antonio dice:

    Me parece un post genial.

  • Rubén dice:

    Voy a tener que presentaros :)

  • Juanjo dice:

    Rubén:

    Creo que eres víctima de la típica falacia por asociación, a un ejemplo demasiado general. Dejar de fumar, andar en bicicleta… ¡Por favor! ¿Qué es esto? Tienes un suspenso en razonamiento lógico. Yo sólo quería darte un sencillo y altruista mensaje de ánimo, nada más :)

    • Tino dice:

      El ánimo hace falta en los momentos difíciles, oscuros y grises. Cuando uno empieza algo, está lleno de ilusión, y ahí el exceso de ánimo (sobre todo externo) puede ser contraproducente, porque conduce a la soberbia, y puede hacer que no veas los abismos que están ahí, y que hay que evitar..

      Pero bueno, esto los discutimos con unas cañas delante, mejor, ¿no?

      • Juanjo dice:

        Creo que una personalidad estable y bien forjada, con los valores correctos, no llegará nunca a la soberbia, ni a ser poco realista, por mucho ánimo y/o ilusión que se tenga. Y yo, por supuesto, parto de la base de que Rubén es así :-) Por tanto, no veo motivo alguno, para dosificar el ánimo, que además, bien puede ser considerado infinito. Es decir ¿Por qué quieres limitar el ánimo? Así no se puede mejorar… ¿No sería mucho mejor, enseñar a las personas que aún no saben hacerlo, a tratar con grandes cantidades de ánimo?

        P.D.: Si hay suerte, creo que lo de las cañas, quizás pueda cumplirse mañana por la tarde :)

  • Rubén Prida dice:

    Gracias Tino:

    Tienes razón como siempre: empezar no es lo más difícil. Lo difícil de verdad está cuando ya has empezado, y cuando sólo puedes seguir adelante porque si pedaleas te caes :)

    Un abrazo

  • Juanjo dice:

    Yo creo que ser emprendedor en serie es una tontería, lo difícil es montar el primer negocio rentable. El resto, sólo es camino conocido.

    Ánimo Rubén, pues estás(estamos) en el momento más difícil, en el arranque.

    Estoy seguro que después, será mucho más fácil. Nadie puede eliminar los problemas que hay en la vida, pero sí que podemos sobrellevarlos y/o luchar contra ellos y además vencerlos. Y sin duda, la perseveracia es un gran arma.

    • Tino dice:

      A mi no me parece una tontería lo de emprender en serie. Yo lo haría si tuviese pasta… Creo que no es una cuestión de tener éxito… Es una cuestión de tener ganas de intentar cosas nuevas…

      Y también discrepo que el arranque sea el momento más difícil… En el libro “En busca del boom” de Tom Peters, cuenta un ejemplo en la primera página. Dejar de fumar es sencillo, bastan unos segundos. Lo difícil, es no volver a fumar el resto de la vida…

      Bueno, me has pillado en un momento criticón! Discúlpame! :)

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>