La fuerza de la pre-ocupación

Preocupado

Pre-ocupado

Una de las fuerzas más poderosas en el comportamiento humano es sin duda el miedo. Sentir miedo es desagradable y en muchos casos paralizante, y sin embargo es absolutamente natural y una de las causas principales del funcionamiento de la sociedad y de los negocios. El miedo hace que nos mantengamos en una situación laboral o profesional que no nos satisface, pero que temamos a la incertidumbre. El miedo es el que hace que no aprovechemos oportunidades porque son arriesgadas, y el miedo es el que nos motiva a, entre otras muchas cosas, contratar seguros, ahorrar o mantener algunas precauciones básicas en las relaciones con los demás.

Parece pues que el miedo es algo que hay que dejar de lado o que hay que superar a la hora de empezar o desarrollar una empresa, o de funcionar como un profesional independiente. Teóricamente esas actividades requieren de optimismo y valentía. Hay que arriesgar y dejar atrás el miedo a la incertidumbre y a los problemas. No estoy de acuerdo del todo.

Tener preocupación por nuestros proyectos o empresas, planificando el futuro, y sentir un cosquilleo de nerviosismo antes de una reunión importante o de una situación exigente, es algo que considero imprescindible para trabajar.

No hay nada más peligroso y con menor fiabilidad que la inconsciencia y el optimismo sin fundamento. Siempre dudo si la gente con la que trato en las relaciones profesionales no tienen dudas en sus capacidades o en sus proyectos, o si creen absolutamente en si mismos y en el brillante futuro. Una duda, o un “no estoy seguro” o “déjame pensarlo”, si es honesto, refuerza la calidad de un planteamiento o de un proyecto.

Estar preocupado es saludable, si esa preocupación no es paralizante y no deriva en pánico. Esa preocupación debe ser la demostración de que algo nos importa y una situación previa a la acción (pre-ocupación). La preocupación, como garantía de que nos tomamos las cosas en serio, en todos los aspectos y en las responsabilidades con nuestros socios, empleados, clientes o allegados.

Si tu trabajo o tus responsabilidades no te pre-ocupan, quizás no seas de fiar.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>