Vender, facturar, cobrar

Monopoly-Money

Completamente de acuerdo con los cambios en los sistemas de valoración de las empresas tecnológicas y startups. 

Completamente de acuerdo con que la economía digital cambia los indicadores, y que los patrones clásicos de planificación financiera y de negocio (esos planes de negocio de 100 páginas con planes de tesorería a cuatro años, beneficios de seis cifras al tercer año y hojas de cálculo “masajeadas” para que los números cuadren…) no eran más que buenas intenciones sobre un papel.

Completamente de acuerdo en que las variables de toda la vida, esas que miran los bancos para conceder un crédito a una empresa (balance, cuenta de resultados, cash-flow,…), no son más que castillos en el aire al principio de todo.

Completamente de acuerdo en que esos bancos, esos inversores y esos clientes a veces no entienden nada y dan la espalda a conceptos nuevos.

Completamente de acuerdo con pivotar, con levantar dinero (qué mal suena), con el lean, con la tracción, con lo divertido que es todo eso cuando jugamos sólo con nosotros mismos.

Pero hay algo que sigue siendo la clave de todo esto, y que sigue siendo igual que hace 10, 20 o 50 años: VENDER, FACTURAR, COBRAR. Todo lo demás es sólo un divertimento que puede acabar en un disgusto para mucha gente.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>