El misterio de los precios en los proyectos tecnológicos

Best PricePoniéndose en el lugar de un cliente que se encuentra en el difícil proceso de evaluar a diferentes proveedores para desarrollar un proyecto tecnológico, especialmente si éste tiene un elevado componente de consultoría y con desarrollo a medida,  hay que comprender su confusión y perplejidad al recibir propuestas con  grandes diferencias económicas que le resultan inexplicables.

Es muy común que diferentes empresas oferten importes que pueden ser de uno, de cinco o de diez. Esto no sería demasiado problemático si el cliente pudiese contar con criterios de decisión claros: mayor o menor calidad, seguridad, solvencia, servicio, tecnología, duración y evolución de la solución… Nadie compara un Jaguar con un Dacia, ni un bolso de Louis Vuitton (auténtico) con un bolso de mercadillo, ni unas vacaciones en las Seychelles con una excursión a Benidorm. En la mayoría de estas cosas los precios determinan bastante claramente lo que se obtiene, aunque sea puramente lujo y apariencia.

Sin embargo en el sector de la consultoría tecnológica encontrarse con ofertas que parecen muy similares en su contenido, pero que pueden tener diferencias del 100% en precio genera situaciones que al final suelen inclinar al cliente a tomar una decisión basada en dos criterios principales: la confianza profesional y conocer al proveedor y fiarse de él, o simplemente elegir la opción que se ajuste a su disponibilidad económica. En pocos sectores, quizás sólo en los más “artesanos” como los fontaneros, carpinteros,… pasa esto.

Una razón más para creer que estamos más cerca de la artesanía que de la ingeniería, por mucho que no queramos admitirlo.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

2 comentarios »

 
  • Yo diría que el desarrollo web (la programación, en realidad) es más artesanía que arte, en el sentido en que debe cumplir una función y el producto final está supeditado a la utilidad (obligación que no existe en el arte).

    Hace unos cuantos años se predecía que las herramientas CASE acabarían con la profesión del programador, pero la realidad evidencia que no ha sido así. Sin embargo, creo que se ha avanzado mucho en estandarización y -hablando en general- en la calidad media de los desarrollos.

    En este sentido, para mí es una paradoja que el movimiento open-source haya estandarizado “de facto” el desarrollo web en casi todos los ámbitos. ¿Quién hubiera predicho que miles de personas haciendo trabajo colaborativo, con una estructura (de haberla) horizontal, con barreras idiomáticas, muchas veces sin remuneración (al menos material)… iban a desarrollar productos como WordPress, Joomla, MySQL, Linux…? Y no sigo porque el etcétera provocaría “Stack Overflow” ;-))).

  • CesarFG dice:

    Hola Rubén:

    Yo también siempre he pensado que la programación es un arte. Puedes intentar hacer las cosas en serie, pero entonces matas la innovación, y sin innovación en un mundo como el nuestro que cambia constantemente la competencia te come rápidamente el pastel.

    ¿Sabías que Leonardo nunca terminó la Mona Lisa? Siempre llevaba consigo el cuadro y siempre lo estaba retocando (innovando).

    ¿Cuando se ha visto que te cambien el plano de una casa cuando ya estas por el tejado?

    Un buen artículo para leer: http://stilldrinking.org/programming-sucks

    Un abrazo. César.

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>